Últimos temas
» Saludos a todos/as
por Santiago-Botrán Jue Feb 09, 2012 5:12 pm

» Pide tu Casa
por Santiago-Botrán Jue Feb 09, 2012 5:04 pm

» Lo que la memoria te trae
por Abigail Christensen Dom Feb 05, 2012 8:14 pm

» ficha de Abigail Christensen
por Abigail Christensen Jue Ene 26, 2012 6:36 pm

» Tema Libre!!!
por Sobrenatural Miér Ene 18, 2012 12:46 pm

» una pregunta
por Bryanda Aquitaine Sáb Jul 23, 2011 8:02 pm

» Registro de Avatares
por Baby doll Sáb Jul 02, 2011 10:17 pm

» Hola a todos
por Baby doll Sáb Jul 02, 2011 10:01 pm

» soy nueva me gustaria ...
por kurenai Mar Mayo 31, 2011 12:35 am

» casa Chris Kennedy
por Khorayan Sáb Feb 26, 2011 8:09 am

Staff
Administradores
Shady Vengeance
Sobrenatural

Moderadores
Alex Willis
Amanda Smith
Jhosef Crow
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Sáb Jul 03, 2010 12:32 am.
Blog
Blog
Afiliados
Mejor Pj Chica
Mejor Pj Chico
Mejor User
Pj más divertido
Pj más misterioso
Mejor Pareja o +18

Just Another Psycho

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Just Another Psycho

Mensaje por Nikki Sixx el Dom Mayo 23, 2010 1:24 pm

Resumen:
¿Cómo es estar en la cabeza de un psicopata? Este Fic da unas cuantas ideas de cómo podría ser y las razones que pueden llevar a un hombre a cometer varios asesinatos. Dicen que el amor es ciego y que va más allá de la muerte, el protagonista de esta historia se lo tomó demasiado al pie de la letra...

Fic sobre:
Otro Fic basado en canciones.
Esta vez se trata de dos. Una de ellas es la que le da el título al fic "Just Another Psycho" y la otra es "You're All I Need" ambas de Mötley Crüe. Las partes que corresponden a cada canción estan bien diferenciadas el principio y el final son de la primera y el resto de la segunda...


Personajes implicados:
-Nikki: El protagonista de la historia, un joven atormentado por su última relación. Acaba obsesionado con ella y lleva su obsesión demasiado lejos.
-Katherine (Kat): La ex-novia de Nikki. Le dejó sin demasiados argumentos pero resultó que tenía un as bajo la manga... No es oro todo lo que reluce y Kat no es precisamente una santa.
-Amante: El daño colateral de la historia. No se sabe demasiado sobre él más que por su culpa, Kat dejó a Nikki... Razón suficiente para que él lo odiara hasta extremos inconcebibles...

Género:
Drama.

Clasificación:
Para todos los públicos.
(Si los públicos no tienen mucha imaginación... Porque es algo violento...)


Advertencias:
Para variar un FanFic mio muy dramático. Abstenerse moñas y sensibleros...
Porque alomejor luego quieren matarme o algo... ^^


Publicado:

23.05.2010

Capitulos:
One-Shoot. FanFic de un solo capitulo.
avatar
Nikki Sixx

Cantidad de envíos : 1082
Fecha de inscripción : 31/03/2010
Edad : 27
Localización : Van Nuys, CA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Just Another Psycho

Mensaje por Nikki Sixx el Dom Mayo 23, 2010 1:29 pm

Just Another Psycho
[Pensamientos de un psicopata tatuado...]



Blanco. Odio el blanco. No es ni siquiera un color, de hecho, es la ausencia de todos ellos. Estoy rodeado de blanco, estas altas paredes acolchadas que me rodean, la camisa de fuerza que me impide moverme, los ojos de la gente que viene a verme... Son blancos, están vacíos... Y los odio. He perdido la cuenta del tiempo que llevo aquí metido, en esta cárcel de recuerdos en la que lo único que puedo hacer durante el día es pensar, recordar y arrepentirme pero... ¿En realidad me arrepiento de todo lo que hice? Aún lo dudo y eso es lo que hace que me de cuenta de que estoy loco. Podría decir que no recuerdo el motivo de mi internamiento, pero mentiría. ¿Cómo olvidar el día que me volví loco? Sí, ese día fue en el que tiré toda mi vida por la borda y me di por vencido.

Su nombre era Katherine. Llevábamos tres años juntos pero, un día, todo cambió. Dejó de besarme con aquella pasión que había hecho que me enamorara de ella, no me llamaba cuando salía de gira y ni siquiera se preocupaba por saber cuando volvería. Debí haberme imaginado que algo no iba bien en aquel momento pero yo seguía locamente enamorado y por eso, cuando hizo su maleta y me dijo que se marchaba, que ya no me quería y que nunca más volvería... Simplemente no me lo podía creer, Joder! Yo aún la quería, solo Dios sabe cuanto lo hacía! Las consecuencias de aquello fueron nefastas y desde ese día dejé de dormir, casi ni comía y empecé a pensar que ella era mía... Si yo no la tenía, entonces nadie lo haría. Debí haberme imaginado que aquellos pensamientos eran como un aviso para lo que más tarde ocurrió, como una llamada de atención. Me obsesioné al pensar que había algo más, que no podía dejar de quererme de la noche a la mañana porque aún recordaba sus palabras cada mañana al despertar o por la noche, bajo la luz de la luna tumbados el uno junto al otro. Hacía apenas unas semanas ella me decía que me quería, que era la luz de su vida y que ella moriría si yo lo hacía... Ja! Que inocente puedo llegar a ser algunas veces...

La llamé cientos de veces y no cogió nunca el teléfono, le envié mil mensajes y no contestó a ninguno. Me estaba volviendo loco, necesitaba verla, hablar con ella, saber donde y con quien estaba... LA NECESITABA. Ese día me harté y fui a su casa, al llegar, vi el coche aparcado en la entrada y llamé a la puerta... Una, dos, tres veces... y me desesperé. Nadie contestaba. Sabía que escondía un juego de llaves en alguna parte pero no conseguía recordarlo, estaba demasiado nervioso y obcecado en entrar y verla como para ser capaz de pensar con claridad. Al final, dejándome llevar por aquel estado de locura en el que me encontraba, decidí trepara hasta su ventana pero no funcionó, acabé en el suelo lleno de cortes por todas partes y con el pantalón desgarrado por las rodillas. Frustrado, fui a la parte trasera de la casa y salté la valla, rodeé la piscina y observé las tumbonas llenas de recuerdos para nosotros, llegué entonces a las enormes ventanas correderas y sin pensármelo dos veces, me lancé contra ellas y las rompí: Por fin había entrado en la casa. Con todo el cuerpo lleno de cristales y sangre brotando por los miles de cortes que me había hecho empecé a caminar por la enorme casa, que más bien parecía un castillo, como un cazador en busca de su presa. No sentía el dolor que cualquier persona normal sentiría en mi estado, pero eso no era nada nuevo ya que tenía una resistencia increíble al dolor que ha veces me llegaba a asustar porque, sin darme cuenta, me podría llegar a desangrar. La casa permanecía en silencio y yo la recorrí con cautela, el comedor, el salón, el baño, la cocina... Cuando estaba en la cocina escuché un ruido procedente del piso de arriba, no sabía lo que podía ser y así que cogí un cuchillo y, blandiéndolo, subí las escaleras rápidamente. Desde el pasillo reconocí en apenas un segundo de donde venían aquellos ruidos, aquellos golpes y... Contuve el aliento durante un momento y me dirigí a la puerta de su habitación con ciertas dudas porque de repente la cordura me volvió a invadir.

"¿Qué coño estoy haciendo?" Susurré mientras ponía la mano en el pomo de la puerta. "Joder... Yo..."

Abrí la puerta y lo que allí vi me arrebato toda la cordura de golpe. Aquellos ruidos no eran más que los mulles de la cama de Kat, aquellos golpes era la cama dando contra la pared y lo otro... No eran más que gemidos de placer. Mis ojos se nublaron llenos de lágrimas que contuve sin saber cómo, ellos siguieron haciéndolo delante de mi durante unos minutos en los que me quedé petrificado, reconocía su espalda, su piel suave y tatuada, su largísima melena ondulada, tan sedosa, tan brillante... Un nuevo gemido se escapó de sus labios y justo después se giró, sus enormes ojos castaños se posaron en mí y me miró sorprendida. Separó sus carnosos labios rojos y de nuevo contuve la respiración.

"N...Nikki... ¿Qué estás haciendo aquí?" Su mirada se deslizó hacia abajo y al ver el cuchillo que tenía en las manos se asustó. "Nikki, Márchate! Te dije que no te quería volver a ver!"

Aquello me rompió el corazón, no fui capaz de responderle y mucho menos de apartar la mirada de ella. Estaba decepcionado y de golpe me di cuenta de que lo había perdido todo y, una vez más, volvieron a mi cabeza aquellos descabellados pensamientos: Si yo no la tenía, entonces nadie lo haría. Ella era mía! Una espantosa mueca se formó en mi rostro y con un grito corrí hasta la cama. Ella salió corriendo, dejando a su amante solo e indefenso en la cama y primero lo maté a él. Le corté la garganta y le abrí en canal, le corté aquello por lo que mi adorada Kat, la mujer a la que más había amado me había abandonado y cuando dejó de respirar miré mis manos manchadas de sangre. Me giré hacia ella y solo al ver como me miraba no pude evitarlo, me odiaba y me temía, le asqueaba. Aquella mirada en sus ojos fue lo que me convenció, me levanté y caminé hacia ella con paso lento y decidido. No dijimos nada, no hacía falta, simplemente una mirada, di un paso hacia ella y le clavé el cuchillo en el corazón.

"Te quiero mi amor... Y siempre lo haré." Le susurré al oído mientras de sus ojos empezaban a brotar lágrimas. "Espérame allí a donde vayas porque pronto te acompañaré porque siempre vas a ser mía, estés donde estés..."

Clavé aún más el cuchillo en su corazón y su cuerpo sin vida se desplomó sobre mis brazos, la dejé caer en el suelo y acabé sentado en una esquina abrazándome las rodillas. Mis brazos estaban cubiertos con tinta, cientos de tatuajes los llenaban, como un lienzo humano en el que un artista había pintado su obra maestra, su pieza más exquisita. Aquellos tatuajes que ella me había hecho era lo único que ahora tenía para recordarla, al pasar mis manos sobre ellos empecé a llorar sin consuelo. Había hecho lo correcto. Mirando mis manos manchadas de sangre y los cadáveres que me rodeaban me di cuenta de que todo estaba manchado con aquel color... Rojo. Lo adoro. El rojo es un color vivo y lleno de fuerza. El rojo es el color del amor, de la pasión... El rojo es el color de tus labios, de de tus uñas, de tus pechos... El rojo es el color de la sangre que derrame por quererte demasiado... El rojo es el color que me volvió loco.



FIN.
avatar
Nikki Sixx

Cantidad de envíos : 1082
Fecha de inscripción : 31/03/2010
Edad : 27
Localización : Van Nuys, CA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.