Últimos temas
» Saludos a todos/as
por Santiago-Botrán Jue Feb 09, 2012 5:12 pm

» Pide tu Casa
por Santiago-Botrán Jue Feb 09, 2012 5:04 pm

» Lo que la memoria te trae
por Abigail Christensen Dom Feb 05, 2012 8:14 pm

» ficha de Abigail Christensen
por Abigail Christensen Jue Ene 26, 2012 6:36 pm

» Tema Libre!!!
por Sobrenatural Miér Ene 18, 2012 12:46 pm

» una pregunta
por Bryanda Aquitaine Sáb Jul 23, 2011 8:02 pm

» Registro de Avatares
por Baby doll Sáb Jul 02, 2011 10:17 pm

» Hola a todos
por Baby doll Sáb Jul 02, 2011 10:01 pm

» soy nueva me gustaria ...
por kurenai Mar Mayo 31, 2011 12:35 am

» casa Chris Kennedy
por Khorayan Sáb Feb 26, 2011 8:09 am

Staff
Administradores
Shady Vengeance
Sobrenatural

Moderadores
Alex Willis
Amanda Smith
Jhosef Crow
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Sáb Jul 03, 2010 12:32 am.
Blog
Blog
Afiliados
Mejor Pj Chica
Mejor Pj Chico
Mejor User
Pj más divertido
Pj más misterioso
Mejor Pareja o +18

I Promise This Won't Hurt (Cath!)

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Re: I Promise This Won't Hurt (Cath!)

Mensaje por Nikki Sixx el Sáb Jul 10, 2010 2:56 pm

Estaba exactamente en la misma posición sentado en el suelo, junto al cuerpo del perro, con los brazos sombre las rodillas, casi abrazándolas y sin mirar a ningún punto fijo. Joder, ¿Por qué me pasaban todas aquellas cosas a mi? Desde aquel encontronazo en la ciudad con Manda y el gilipollas de James nada había vuelto a ser igual, vale, antes de eso también había empeorado porque había pasado semanas sin pisar mi casi y saliendo de un bar o una discoteca o club de striptease y entrando en otro, drogándome, bebiendo y tirándome a lo que se pasara por delante... Vale, mis encuentros con Ted, mi camello particular tampoco habían ayudado a mejorar las cosas pero... También había desaparecido de nuevo, la pasma iba detrás de él y los otros traficantes iban a por mi a intentar pegarme palizas por cargarme a sus hombres por defender a mi amigo... Estaba de mierda hasta el cuello y cada día que pasaba los cosas no hacían más que empeorar. Había llegado un punto en el que mi vida, que parecía que no podía ir peor, era igual que mi infancia. Un jodido infierno. Solté un profundo suspiro, intentando dejar escapar todo lo que sentía, sin droga, todos aquellos pensamientos y sentimientos tan abrumadores conseguían desconcertarme y casi deprimirme... Y pensar que hacía un año todo estaba bien, mis amigos y yo vivíamos juntos en Los Ángeles y Sikki... Él solo era un cuento chino, algo que mis amigos se habían inventado y a lo que no le daba demasiada importancia... Hasta que mando a Tommy y a Steven a la cárcel, Mick murió y Vince... Ni siquiera sabía que leches le había pasado pero, para variar, no me hablaba... Escuché una voz detrás de mi, que me hizo volver de una vez por todas a la realidad, a la cruda y jodida realidad. Me giré para ver como Cath me tendía una pala, la cogí y me levanté, me dijo que la siguiera, cogí al perro y sin palabras la seguí. Señaló un lugar exacto y ambos comenzamos a cavar en completo silencio. Estaba tan concentrado en cavar y en olvidarme de todo lo que me atormentaba que no me di cuenta que cada vez cavaba más y más rápido, con más fuerza y, cuando me quise dar cuenta, Cath estaba a un lado, mirándome extrañada. Miré a mi alrededor, estaba en un profundo hoyo que había cavado yo solo y... Suspiré. Salí de él y cogí el cadáver del perro. Lo dejé en el centro y lo volví a cubrir con toda aquella tierra que le había quitado en tan poco tiempo. Terminé y me puse junto a Cath intentando forzar una sonrisa, por suerte, salió de forma natural... Estaba demasiado a costumbrado a fingirlas y ya ni siquiera se notaba que no eran verdaderas.

-Bueno... Una cosa menos. - la miré de arriba a abajo y vi que se había cambiado por completo de ropa. - Oh, estás muy mona... - sonreí. ¿Acaso era el mejor momento para decir eso? Estaba claro que no pero... Así de oportuno era yo. - ¿Entramos ya y así me curas de una vez?

No le dio tiempo a responderme porque me había colocado la pala sobre el hombro y había comenzado a caminar en dirección a la casa, quería acabar con todo cuanto antes y... dormir, dormir durante una eternidad y no despertar en mucho tiempo. Estaba tan harto, tan cansado de todo... Además, estaba seguro de que Cath querría deshacerse de mi de una vez por todas y perderme de vista para siempre, de nuevo, no podía culparla por aquello simplemente... darle la razón. Entré en la casa y fui directo a la cocina dejé la pala en un lado y me senté en la misma silla que antes esperando a Cath, que no tardó demasiado en entrar...
avatar
Nikki Sixx

Cantidad de envíos : 1082
Fecha de inscripción : 31/03/2010
Edad : 28
Localización : Van Nuys, CA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I Promise This Won't Hurt (Cath!)

Mensaje por Catherina Summers el Dom Jul 11, 2010 10:01 pm

Estaba cansada, tan agotada que solamente tenía ganas de darme una ducha y luego dormir tanto como me fuese posible. Estaba mucho más cansada de lo que solía estar en una noche de caza normal, pero sabía que eso se debía a toda la adrenalina que había segregado, a la falta de costumbre provocada por aquellos días de parón, y también a la pérdida de sangre por todos aquellos cortes y heridas que Sikki me había hecho. No eran demasiado graves, pero cuanto antes las atendiese y curase mejor. Por supuesto, primero tendría que hacerme cargo de las de Nikki que, afortunadamente, no eran muchas, aunque seguramente tuviese que llevarle al hospital para que le curasen la nariz: ya la tenía rota antes de la triunfal aparición de su alter ego psicópata, y yo se la había puesto peor con el cabezazo y al retorcérsela y apretársela al intentar quitarle el cuchillo; temía haberle causado alguna clase de daño irreversible, aunque no lo sabía. Lo único que tenía claro es que iba a tardar una buena temporada en curársele, porque un poco más y se la convertía en astillas. Debía haberle resultado muy doloroso en el momento, pero no me arrepentía de ello, primero porque se lo había hecho a Sikki, no a Nikki, y quien había tenido que soportarlo había sido él -o eso suponía yo-, y segundo, porque lo había hecho para salvar mi vida. Además, seguro que no podía esnifar nada en bastante tiempo, así que en parte le había hecho un gran favor. Aunque él no lo viese así, estaba segura de que su organismo me lo agradecería. Tal vez también él mismo, de forma consciente, me lo agradecería un día, pero no ponía demasiadas esperanzas en ello; tal vez le hubiese impedido drogarse por vía aérea, pero una nariz rota no le afectaba para hacerlo por vía intravenosa. Había visto sus brazos y el pliegue de sus codos y en ellos, y en sus venas en general, se veía muy claro que eso ya lo había hecho en multitud de ocasiones anteriores; rara era la vena o arteria que no contaba con una o dos cicatrices de punción. Le lancé una mirada de reojo mientras cavábamos, observando la fuerza y la sencillez con que apartaba la tierra. No parecía que le doliese nada, aunque le hubiese estrellado una paloma de la paz de porcelana en la cabeza; de haber sido yo la víctima del golpe seguramente estaría aún tirada en el suelo, y tendría un dolor de cabeza de campeonato durante unas doce horas. En cambio, Nikki seguía ahí en pie, como si fuese uno de los conejitos de duracel, que duran, y duran, y duran, como rezaba el anuncio. Tanta era su energía que en apenas unos instantes ya había hecho el doble que yo en todo el rato que llevábamos con aquella tarea. Me detuve a observarle, pues estaba claro que no le estaba ayudando demasiado, y aguardé a que parase de excavar. Aún tardó un rato en detenerse, a pesar de que había alcanzado con creces la profundidad necesaria para enterrar el cuerpo de Bon. De hecho, en su hoyo casi se podría enterrar a un hombre de peso y estatura medios. Miró a su alrededor, sorprendido, como si no hubiese sido él quien había abierto aquella herida en la tierra. De todas formas, salió para introducir al pobre animal en su improvisada tumba y después volvió a cubrir la sepultura con tierra, mientras yo contemplaba en silencio como, palada tras palada, iba quedando oculto el que un día había sido el perro más cariñoso y encantador del mundo.

Suspiré, alzando la pala y apoyándola sobre mis hombros, y después le miré directamente, advirtiendo por primera vez que se había vestido. Vaya, menos mal que se había dado cuenta sin que tuviese que decirle nada, hubiese sido demasiado incómodo.

-Sí, una cosa menos –murmuré, en voz baja.

Enarqué una ceja al escuchar su comentario, que parecía algo fuera de lugar después de lo que acabábamos de hacer. Antes de que tuviese tiempo de reaccionar o contestar, se metió en la casa. Lo seguí a la cocina, donde volvió a sentarse en el mismo sitio que unas horas antes, cuando le había curado por primera vez, y saqué de nuevo todo el material de primeros auxilios. No dije nada mientras limpiaba sus cortes, pero le obligué a sostener una bolsa de hielo contra su nariz durante todo el tiempo. Afortunadamente, lo más grave seguía siendo su nariz rota, y ahora astillada por mí.

-Ya está –anuncié una vez hube acabado.- Pero tienes que ir a un hospital a que te miren la nariz –dije.- Te acompañaré, recuerda que no puedes negarte –agregué, cuando vi que iba a protestar.- Uno de los médicos es amigo mío –confesé.- También es cazador. No dirá nada ni preguntará nada, solo te curará, ¿de acuerdo?
avatar
Catherina Summers

Cantidad de envíos : 778
Fecha de inscripción : 23/12/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I Promise This Won't Hurt (Cath!)

Mensaje por Nikki Sixx el Lun Jul 12, 2010 3:45 pm

Llegué a la cocina con paso rápido y me desplomé sobre la silla, me di cuenta de que no era yo mismo en ese momento, la verdad, había dejado de serlo hacía horas pero no me había dado cuenta hasta ahora. Había vuelto a ser aquel jodido niño pequeño que pasaba días enteros peleando con su madre, gritándose unos a otros, aquel niño que iba al colegio con la fiambrera llena de piedras porque todos lo odiaban por ser diferente, se metian con él e intentaban pegarle y él se limitaba a partirles la cara con su fiambrera de metal llena de piedra. Volvía a ser ese adolescente perdido que se clavó un cuchillo en el brazo rajándoselo de arriba a abajo para meter a su madre en la cárcel y librarse de ella, aquel adolescente juerguista que había abandonado su cuidad natal, su casa y todo para vivir un sueño y pasarse la vida de garito en garito con sus mejores amigos... Oh, joder... ¿Cuando había cambiado todo? ¿Cuando mi vida se había convertido en lo que era ahora? Por Dios, ni siquiera recordaba lo que había hecho hacía tres días y sabía que con lo que me iba a meter en el cuerpo esa noche la olvidaría enseguida... Porque no quería recordarla, era peor que una pesadilla, me sentía perdido, débil, demasiado frágil como para seguir con todo, quería salir de allí, quería gritar, quería ir a algún lugar en el que me sintiera seguro... Todo aquello podría conseguirlo gracias a las drogas y al alcohol y entre las piernas de alguna mujer podría consolarme... Vale, ya se que iba a hacer cuando Cath me curara y me echara de su casa... No tardó demasiado entrar después de mi, que en ese poco tiempo había pensado en demasiadas cosas, entonces, sin palabras volvió a sacar el botiquín y comenzó de nuevo a curar mis heridas, me dio una bolsa de hielo para que la tuviera contra mi nariz. Me dolía bastante pero era un dolor soportable, no sabía que coño le había pasado pero si antes estaba rota... Ahora estaba destrozada. En silencio, ella limpiaba mis heridas, las desinfectaba y las cubría con gasas o tiritas mientras yo la miraba fijamente, intentando averiguar por qué hacia todo eso por mi. Finalmente terminó y me dijo que debía ir a un hospital a que me curaran la nariz. Fruncí el ceño y la miré, no me dio tiempo a decir nada porque entonces me dijo que me acompañaría, que uno de los médicos era amigo suyo y era cazador. Me dijo que no podía negarme pero yo no estaba tan de acuerdo con ello, además dijo que no me preguntaría... ¿Que no? Si tenía los putos brazos por no decir el cuerpo entero lleno de pinchazos!

-No, Cath... Dijiste que me ibas a curar y que luego me iría. Ya me has curado. - le dije seriamente. - Me da igual lo que me digas, ya iré yo a que alguien me vea la nariz, pero no pudo ir a ver a tu amigo, hará preguntas y demasiadas. ¿Acaso no has visto mis brazos? Joder, hay que ser gilipollas para no darse cuenta... - me levanté sin más, sin quitarme la bolsa de hielo de la nariz y fui al salón, seguido por ella. - Ya te he causado demasiados problemas esta noche como para que uno de tus amiguitos cazadores piense que, además, te dedicas a acojer drogadictos psicópatas en tu casa... - me puse la camiseta, que estaba hecha trizas y de un tirón me la arranqué, rompiéndola del todo y poniéndomela al hombro. - Gracias por tener tanta paciencia conmigo y... No quería causarte tantos problemas. Espero volver a verte algún día en otras circunstancias pero... No creo que tu quieras volver a verme... - me encogí de hombros y sin más, me incliné y le besé en los labios. Fue un beso, corto y fugar, simplemente un roce de mis labios en los suyos.

Aquel beso hizo que ella se quedara lo suficientemente sorprendida y parada como para detenerme, así que, empecé a caminar hacia la puerta de la calle, abrí, me giré para mirarla por última vez y salí de allí aún con la bolsa de hielo en la mano. No pensaba irme a casa, ni ducharme, ni curarme, ni dormir... Iba a ir a algún bar a drogarme y emborracharme, a buscar alguna prostituta que por una noche hiciera las veces de amante porque aquella noche no quería estar solo...
avatar
Nikki Sixx

Cantidad de envíos : 1082
Fecha de inscripción : 31/03/2010
Edad : 28
Localización : Van Nuys, CA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I Promise This Won't Hurt (Cath!)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.