Últimos temas
» Saludos a todos/as
por Santiago-Botrán Jue Feb 09, 2012 5:12 pm

» Pide tu Casa
por Santiago-Botrán Jue Feb 09, 2012 5:04 pm

» Lo que la memoria te trae
por Abigail Christensen Dom Feb 05, 2012 8:14 pm

» ficha de Abigail Christensen
por Abigail Christensen Jue Ene 26, 2012 6:36 pm

» Tema Libre!!!
por Sobrenatural Miér Ene 18, 2012 12:46 pm

» una pregunta
por Bryanda Aquitaine Sáb Jul 23, 2011 8:02 pm

» Registro de Avatares
por Baby doll Sáb Jul 02, 2011 10:17 pm

» Hola a todos
por Baby doll Sáb Jul 02, 2011 10:01 pm

» soy nueva me gustaria ...
por kurenai Mar Mayo 31, 2011 12:35 am

» casa Chris Kennedy
por Khorayan Sáb Feb 26, 2011 8:09 am

Staff
Administradores
Shady Vengeance
Sobrenatural

Moderadores
Alex Willis
Amanda Smith
Jhosef Crow
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Sáb Jul 03, 2010 12:32 am.
Blog
Blog
Afiliados
Mejor Pj Chica
Mejor Pj Chico
Mejor User
Pj más divertido
Pj más misterioso
Mejor Pareja o +18

Acontecimiento Sobrenatural [Libre]

Ir abajo

Acontecimiento Sobrenatural [Libre]

Mensaje por Sobrenatural el Miér Mar 31, 2010 5:52 pm



Alice estaba asustada bajo aquel sótano de fría oscuridad. Con linterna en mano, se aventuró por un pequeño túnel que había descubierto al final del pasillo. El pasillo, estaba incluso más oscuro que otros lugares de la casa, tal vez, por ser la zona más profunda de esta, tal vez, por no disponer de ventanas. Alice juró que se encontraba ya a varios metros por debajo del suelo de la casa y que no podía volver atrás. No podía regresar al principio, donde se respiraba aún el aire fresco de las montañas y se podía sentir la humedad de los árboles bañados por el rocío de la mañana. Allá arriba, donde se había sentido atraída por aquella misteriosa casa, ya no había nada.

Sin pensárselo dos veces, introdujo su cabeza en aquel oscuro agujero, lo suficientemente grande como para que cupiera su cuerpo. Comenzó a deslizarse a través de él con esperanzas de encontrar alguna salida de aquel pequeño laberinto pero una sensación extraña comenzó a recorrerle todo el cuerpo. Se le erizaron los pelos de todo el cuerpo y comenzó a sentir un frío muy intenso, tan intenso que le dolía, como si miles de cuchillas se clavaran en su cuerpo. Alice comenzó a gritar de desesperación, no podía soportar aquel dolor tan desgarrador que parecía perforar su piel. El ambiente parecía ser más frío cada vez que avanzaba por el pequeño túnel y el dolor aumentaba con cada movimiento. ¿Era el miedo lo que se apoderaba de ella?

La joven intentó relajarse y respirar profundamente como le había enseñado su padre. Apagó la linterna y cerró los ojos intentando imaginarse otro ambiente; un ambiente cálido y acogedor, con una pequeña chimenea encendida que alumbrara su camino. Entonces, volvió a abrir los ojos y se vio de nuevo en esa profunda oscuridad, a pesar de tener la linterna aún con pilas, no la encendió. Decidió tantear en la oscuridad para no tener que ver lo que se acuciaba ante sus ojos.

Al fin, notó algo diferente. Aquel frío había desaparecido, había aprendido a controlar su miedo y a controlar sus emociones. El túnel había llegado a su fin, sus manos lo notaron al tantear en el aire pero entonces se dio cuenta de algo importante, no estaba sola.

Una brisa fría le acarició el rostro y ella se estremeció al imaginarse lo que ocurriría a continuación. Preparó su linterna para alumbrar aquella presencia que la estaba vigilando desde aquel otro lado del túnel, pero antes de encenderla, se preparó mentalmente y deseó ante todo no encontrarse con ningún asesino.

Todo ocurrió muy rápido. La luz iluminó el rostro de la presencia y ella se odió a sí misma por haber tenido esa horrible idea. Jamás se le iría esa imagen de la cabeza. Un ser, aparentemente humano, tenía las cuencas de los ojos vacías. Su cara parecía esquelética y putrefacta, como si lo hubieran momificado. Su estado era penoso, su piel blanquecina, casi gris bajo aquella oscuridad. Alice dedujo que esa cosa que la estaba mirando, no estaba viva y que iba a acabar ahora mismo, con su vida.

La chica no supo qué hacer, perdió el control y reculó por el túnel intentando huir de aquella cosa, pero algo la retuvo. El dolor de las cuchillas volvió a perforarle todo el cuerpo y esta vez parecía que el túnel no iba a darle tregua alguna. Gritó desesperadamente hasta que donde le permitieron sus pulmones. Entonces la luz se apagó y los gritos cesaron.

Desde el exterior, la casa era una simple casa abandonada como muchas otras. Un pequeño olivo se divisaba junto a mausoleo que probablemente perteneciera a la familia, en la cual se enterraban a sus miembros. El resto parecía aparentemente normal; árboles que se mecían susurrando junto a las ventanas de la casa, el resquebrajar del viento en la madera, y el sonido de algunos animales del bosque que rompían el silencio.

¿Qué había pasado aquella mañana en esa casa? Nadie lo sabría, pues Alice no había dejado rastro alguno y, como a muchas otras víctimas que se habían aventurado en la casa, se le daría por desaparecida.
avatar
Sobrenatural
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 252
Fecha de inscripción : 11/03/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.