Últimos temas
» Saludos a todos/as
por Santiago-Botrán Jue Feb 09, 2012 5:12 pm

» Pide tu Casa
por Santiago-Botrán Jue Feb 09, 2012 5:04 pm

» Lo que la memoria te trae
por Abigail Christensen Dom Feb 05, 2012 8:14 pm

» ficha de Abigail Christensen
por Abigail Christensen Jue Ene 26, 2012 6:36 pm

» Tema Libre!!!
por Sobrenatural Miér Ene 18, 2012 12:46 pm

» una pregunta
por Bryanda Aquitaine Sáb Jul 23, 2011 8:02 pm

» Registro de Avatares
por Baby doll Sáb Jul 02, 2011 10:17 pm

» Hola a todos
por Baby doll Sáb Jul 02, 2011 10:01 pm

» soy nueva me gustaria ...
por kurenai Mar Mayo 31, 2011 12:35 am

» casa Chris Kennedy
por Khorayan Sáb Feb 26, 2011 8:09 am

Staff
Administradores
Shady Vengeance
Sobrenatural

Moderadores
Alex Willis
Amanda Smith
Jhosef Crow
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Sáb Jul 03, 2010 12:32 am.
Blog
Blog
Afiliados
Mejor Pj Chica
Mejor Pj Chico
Mejor User
Pj más divertido
Pj más misterioso
Mejor Pareja o +18

The Death and the Strawberry

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Death and the Strawberry

Mensaje por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:05 pm

Nota: estos relatos no son míos, sino de Ellesméra (una amiga mía que se apoda así) xD No me llevó ningún mérito. Esto tiene copyright xD

Comentarios


Resumen:
Bueno, dependen de cada relato.

Fic sobre:
Canciones

Personajes implicados:
Dependen del relato

Género:
Guay, RC's

Clasificación:
Para todos

Advertencias:
Estos relatos estan escritos por una persona con traumas infantiles, si no poneis el cerebro a tope, no lo entenderéis del todo xD A no ser que también tengas un trauma enfantil o seas un psicópata.

Publicado:
24/6/2010

Actualizado:
24/6/2010

Finalizado:
---

Capitulos:
Death ~ Hear you me, de Jimmy Eat World
Ending in you ~ One Day, de Trading Yesterday
Hell is coming! ~ Spotlight, de MuteMath
Underwater ~ The little things give you away, de Linkin Park
Dream or Shadow ~ I'm with you, de Avril Lavigne
Bruma ~ Torn, de Natalie Imbruglia
How do you say it? ~ Another Heart Calls, de The All American Rejects ft. The Pierces
Desperate Call ~ Never know, de Lene Marlin


Última edición por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:34 pm, editado 1 vez
avatar
Angela Strauss

Cantidad de envíos : 594
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Death and the Strawberry

Mensaje por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:08 pm

Death


Notaba la respiración agitada de Dalia detrás de mí. Mis puños apretados temblaban y mi cerebro trabajaba a toda máquina. Necesitaba una solución. La necesitaba si quería que Dalia saliera viva de ese infierno. Howler me miraba expectante, su malvado plan había dado fruto. Yo lo odiaba, lo odiaba por hacernos sufrir, sobretodo a Dalia.
Yo sabía lo único que podíamos hacer. Lo sabía en el fondo de mi corazón, pero no quería aceptarlo. El solo hecho de pensarlo me daba escalofríos. Me reproché interiormente por ser tan egoísta. En mi vida lo único que importaba era Dalia, lo que me mantenía con vida. Si ella moría, yo...Intenté no pensar en nada.
La única cosa que no salía de mi cabeza era que la diabólica máquina destructora de Howler sólo la podía parar de su frenética ansia de poder una vida, una vida humana. Y allí sólo quedábamos, aparte de Howler, Dalia y yo.
Estaba claro. Yo era el que tenía que morir. Acepté mi destino con asombrosa rapidez. Me giré hacia Dalia intentando no mirarla a la cara, pero sus ojos azules como el hielo me atravesaban y no pude evitar mirarlos.
Eran como un imán.
Su mirada me cortó la respiración. Una tristeza tan honda que mi alma tembló al verla. Aquellos ojos no parecían humanos. Era imposible que alguien pudiera sentir algo así. Me quería morir, quería llorar hasta quedarme sin lágrimas. ¿Porqué a mí? Aquellos ojos azulísimos no merecían llevar una carga tan pesada como la tristeza de Dalia.
No pude evitarlo, y la abracé con todas mis fuerzas, con ímpetu. Le acaricié la cabeza con impaciencia. Noté que un ligero movimiento convulsionaba sus hombros. No lo podía creer, Dalia estaba llorando. No podía estar ocurriendo.
-Dalia...-susurré, pero se me quebró la voz y no pude continuar. No pude decirle que la quería y que iba a morir por ella.
Ella se separó lentamente de mí y apoyó sus manos en mis hombros. Sentí que a cada movimiento que daba, mi corazón daba una pequeña sacudida. Las sombras de la estación de tren se iban extendiendo lentamente sobre mí y yo me sentía desfallecer. Dalia me sonrió y alargó la mano para acariciar mi mejilla lentamente.
Noté el tacto de sus dedos fríos sobre mi piel y me estremecí. Ella sabía con exactitud lo que yo estaba pensando. Pero yo no podía saber lo que pasaba por su mente en aquellos momentos, lo que me destrozaría por completo. Y entonces, ocurrió.
-Adiós, mi amor-dijo lentamente, como para que yo recordara aquellas palabras toda mi mísera vida-. Adiós.
Se giró y echó a correr hacia la vía del tren. Los oídos me pitaban y no conseguía mover ni un músculo. Vi su cuerpo caer al vacío.
-¡Dalia!-chillé fuera de mí, y lo único que pude hacer fue caer de rodillas al suelo.
Cerré los ojos con fuerza. Los párpados me temblaban y no conseguí mover ninguna parte de mi cuerpo.
«Adiós.»
Eso era lo que había dicho, estaba seguro. No, no podía ser. Seguro que era una pesadilla, no podía ser otra cosa. Ahora ya no me quedaba más remedio que morir. O, ¿no estaba muerto ya? No podía saberlo.
Me maldije a mí mismo en un arrebato de rabia. No había sido lo bastante rápido. Y ahora, Dalia estaba...Me costaba incluso respirar. Me levanté, no sé aún cómo lo conseguí estando como estaba, pero lo hice. Caminé como un muerto viviente hasta el borde del andén y me dejé caer.
Mi mente se movilizó de nuevo y mis ojos captaron la terrorífica imagen que se mostraba ante mí. Su cuerpo, tendido sobre la vía. Una lágrima solitaria cruzó mi mejilla. Alargué mi mano hacia la suya, y mis dedos rozaron apenas su piel fría. Lo peor de todo era su cara. Se veía claramente una sonrisa de ¿felicidad? No podía ser. Un sollozo se escapó de mi boca traicionera.
Oí un pitido lejano. No reaccioné. Allí, agachado junto a ella, tuve mi último pensamiento.
«Adiós, mi amor.»
El dolor traspasó mi cuerpo como una daga envenenada. Grité, pero mis ojos seguían clavados en su hermosa cara. Y de pronto, nada. Oscuridad. Sentí se pronto una soledad terrible. No sabía qué sucedía. Intenté gritar, pedir ayuda, pero fue horrible. No tenía cuerpo, era sólo un alma perdida. Me sentía horriblemente vacío sin ella a mi lado.
Una luz apareció de pronto junto a mí, iluminándolo todo, y me cegó. Era ella, que me sonreía. Entonces, y sólo entonces, lo comprendí, rompí a llorar como un niño pequeño.
Estaba muerto. Como ella.
avatar
Angela Strauss

Cantidad de envíos : 594
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Death and the Strawberry

Mensaje por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:13 pm

Ending in you


Vamos, vete.
No sabía qué estaba haciendo yo ahí. Sólo sabía que un grupo de amigas locas me habían arrastrado a la fiesta y ahí estaba yo, más sola que la una. Sentada en un banco, observando a las parejas dar vueltas por la pista, escuchando el precioso vals que sonaba.
No, no era una discoteca. Era una fiesta de yo qué sé quién que celebraba su graduación, o algo así. Fuera como fuera, me sentía tan desconsolada...aún te esperaba.
Esperaba que algún día aparecerías tras una esquina, o en el parque, o cerca de casa.
Pero era en vano. Habían pasado ya...¿tres años?
Tres años desde que, por primera vez, te observé de lejos.
Tres años desde que me hundí en tus ojos verdes.
Y, después de eso, desapareciste, sin más. Nadie hablaba de ti. Nadie te conocía.
Nadie te recordaba.
Excepto yo, claro. La tonta de Kaley. Suspiré.
Cada mañana la esperanza nacía en mi alma. Y, cada noche, sin excepción, moría sin remedio.
¿Es que nunca ibas a desaparecer de mi mente?
Me removí inquieta colocándome el vestido naranja oscuro que mi amiga Bell me había puesto sin demasiados miramientos. Mi amiga Bell que, dicho sea de paso, me había abandonado totalmente en aquel salón desconocido. Yo no sabía cómo actuar, con quién hablar, qué decir.
Me sentía horriblemente mal.
Aquella noche decidí expulsarte de mi mente y de mi corazón, para siempre.
Sí, dolía.
Sí, sentía que me moría.
Que no podía tirar todo ese sentimiento por la borda.
Pero no quedaba más remedio, no quería estar toda la vida sufriendo por alguien al que ni siquiera conocía. Mejor tarde que nunca, me dije.
Entonces, apareciste.
¿Cómo?
Casi me eché a reír. Por favor. No había visto tu cara desde hacía tres años, y ahora, al ver a un chico cualquiera...Pero esos ojos...
No, me dije. No podía ser.
No podía ser.
Paseaste tu mirada por el salón.
Ahora sí estaba segura, eras tú.
El corazón me dolió tanto. Pero al mismo tiempo se me iluminó el ser.
Desvié la mirada intentando ordenar el torrente confuso e inesperado de emociones contradictorias que mi desesperado cerebro me enviaba.
Hablabas con algunas personas, ibas de un sitio para otro sin terminar de encajar.
Parecías buscar a alguien.
Yo sabía que me estaba poniendo colorada por momentos. Agaché la cabeza en un movimiento involuntario cuando pasaste junto a mí. Casi se me para el corazón.
Te giraste un segundo para mirarme.
Esos ojos.
Te quedaste petrificado ante mí, observándome fijamente.
Entonces sonreíste.
Me desvanecí entre recuerdos, sentimientos y sonrisas.
¿Bailas?
avatar
Angela Strauss

Cantidad de envíos : 594
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Death and the Strawberry

Mensaje por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:14 pm

Hell is coming!

-Hey, ¡para un poco! -exclamó ella agarrándose con fuerza al asiento.
Él rió, pero no disminuyó la velocidad.
Todo se nublaba ante sus ojos y su cerebro no respondía como debería. Vale, quizás había tomado alguna copa de más. Pero se sentía genial, totalmente capaz de hacer lo que quisiera si le daba la real gana.
-Oh, Ann, ¿no puedes disfrutar aunque sea sólo un poquito?
Ella se sintió impotente, y a la vez enfadada. También tenía miedo, pero nunca lo admitiría. Sus dedos se crisparon aún más en el asiento de cuero viejo.
-Estás borracho -dijo lenta y suavemente-. Esto es muy peligroso, Heath. Vas demasiado rápido. Vamos a matarnos.
Él hizo oídos sordos y soltó un aullido animal, mirando a Ann con los ojos brillantes. La luna llena brillaba en la oscuridad como único faro.
-Es nuestra noche, nena. Disfruta.
Pisó el acelerador y las ruedas chirriaron al contacto casi inexistente con el asfalto. Un poco más y el coche empezaría a volar. Ann empezó a marearse. No veía la carretera, no veía la luna, no veía nada.
El vehículo se precipitó al abismo. Ann chillaba.
Heath reía.
Pero en un último instante de lucidez, pensó en su novia, a su lado, histérica. La observó durante un segundo. Y sintió pena, sintió verguenza por lo que había hecho, sintió dolor.
Vamos a matarnos.
Y allí estaban ellos, cayendo, pero ¿a dónde?
Probablemente al infierno.
avatar
Angela Strauss

Cantidad de envíos : 594
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Death and the Strawberry

Mensaje por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:16 pm

Underwater


Y, sin más, nos tiramos al agua.
Allí debajo todo estaba inundado de luz y de sombra y todo se rompía en fragmentos ante nuestros ojos. Moví los brazos para mantenerme en el sitio. Mis movimientos eran lentos y fluidos, todo parecía un sueño un tanto extraño.
Observé las puntas de mis cabellos; estaban suspendidas con flacidez alrededor de mi cabeza y se mecían con suavidad.
Había un silencio arrebatador. Algunas burbujas nadaban, ondulantes, hacia un lugar lejos de nosotros.
Me picaban los ojos, pero no me atreví a cerrarlos por miedo de perderme cualquier detalle.
Me giré hacia él, que parecía, igual que yo, gratamente sorprendido. Sus ojos estaban muy abiertos y su pelo también se mecía lentamente. Dejé escapar una pequeña carcajada y el aire se escapó raudo de mi boca, hacia arriba. Él lo advirtió y sonrió, y se acercó a mí.
Intentaba aguantar la respiración, pero cada vez se me hacía más difícil, porque él estaba más y más cerca. Entonces me besó, fue maravilloso.
Dejé escapar todo el aire de golpe, y tuvimos que emerger de nuevo, él riendo y yo casi desmayada.
avatar
Angela Strauss

Cantidad de envíos : 594
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Death and the Strawberry

Mensaje por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:18 pm

Dream or Shadow


Ella se sienta en el banco. El cielo poco a poco se tiñe de rojo y dorado, y las nubes revolotean plácidamente. Es pleno otoño: los árboles se sacuden las hojas secas y se vuelven marrones. En el parque no hay nadie, está atardeciendo y todo el mundo se queda en casa para guarecerse del frío casi invernal que empieza a reinar en todas partes.

Ella lleva un libro entre las manos. Lo está leyendo atentamente, y se frota las manos para calentarlas. Lleva una gruesa bufanda púrpura que le cubre hasta la punta de la nariz, y sus vivos ojos negros se mueven de izquierda a derecha lentamente, asimilando todo lo que ve.

Ella se sobresalta un poco cuando una ráfaga de viento rompe el silencio fantasmal del parque. Echa una rápida ojeada a su derecha, y se queda petrificada. Hay alguien a su lado, que le mira atentamente, sin perder ni un detalle.

Ella se queda sin respiración. No le ha oído llegar. Observa al extraño. Es alto, o al menos lo parece. Sus hombros delgados pero anchos están ligeramente caídos. Las manos son grandes y los dedos largos y finos, como de pianista.

Ella se fija en todo esto de un tirón, entonces, sólo entonces, le mira a la cara. Los mechones desiguales de un color blaco grisáceo caen sin orden ni concierto sobre su frente en un intento de parecer un flequillo. Y ahí, justo debajo, enmarcados por unas arqueadas cejas, su perdición. Son unos ojos marrones, aparentemente normales. Pero ella no se deja engañar fácilmente. En realidad los iris son de todos los colores imaginables.

Ella intenta contarlos, pero se pierde por el camino. Se siente atrapada por algo que no la suelta, cálido y muy muy fuerte.

Ella olvida todo lo demás: las hojas, el murmullo de los árboles, el crujido de la madera y hasta su propia respiración.


Él la observa. Con atención. No tiene nada de especial, la verdad. Además, se le ha quedado mirando de una forma un tanto molesta. Se le ha caído el libro de la mano. Aún así, ofrece un aspecto que le produce una sensación extraña, entre el cariño y la compasión. Sí, puede ser más guapa, más delgada y más exhuberante. Pero destila algo...cómo lo diría...especial.

Él rompe el contacto visual, un poco irritado. Compone una sonrisa sardónica y se agacha lentamente para recoger el libro que yace medio enterrado entre hojas doradas. Se lo tiende y, al mismo tiempo, le regala una rosa sacándola de algún lugar desconocido. Es una rosa blanca, grande y perfumada. Espera su reacción.


Ella traga saliva y coge el libro, pero se queda mirando la rosa con suspicacia. El corazón se le va a salir por la boca. Alarga una mano temblorosa y coge la flor. Nota la mirada extraña y multicolor de él clavada en su frente.

Ella cierra los ojos y aspira lentamente el olor dulce de la rosa. Huele a primavera y a rocío y a arco iris.

Ella nota de nuevo el golpe de aire en su pelo y oye el revoloteo de hojas.

Cuando abre los ojos, él se ha ido.

Él se aleja, perdiéndose en el bosque, y casi acierta a ver un destello de tristeza en esos ojos negros...
avatar
Angela Strauss

Cantidad de envíos : 594
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Death and the Strawberry

Mensaje por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:20 pm

Bruma



Recuerdo que tenía ojos de nube.

También recuerdo que, cuando caminaba, parecía que corría. No...volaba. Eso es: volaba alto, deslizándose con el viento y con las hojas de los árboles. Sus manos eran nieve; le daban vueltas a todo con la curiosidad infantil de un recién nacido. Casi le podías ver el alma, y su corazón latía rápido y fuerte. Como una noche luminosa y a la vez sin luna.
Atrapó una estrella para mí, ¿sabías? La atrapó: salió volando con sus alas de pájaro, y la dejó en mis manos.
«¿Qué es? ¿Qué me has traído?», pregunté. Él tenía sonrisa de cielo.
«Es una estrella. Te he traído una estrella.», me aseguró.
Todo él resplandecía.
Y entonces sus ojos brillaron, azules. Eran cristales transparentes. Me daban frío.

Desde entonces no le he vuelto a ver, pero el aire me susurra al oído cuando está cerca.
Cuando me giro, él se convierte en lluvia.
avatar
Angela Strauss

Cantidad de envíos : 594
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Death and the Strawberry

Mensaje por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:22 pm

How do you say it?


» Lo siento.
» Me da igual. Nunca estuviste ahí.

Todo empezó con los gritos. Y con los insultos y los portazos. Y las lágrimas corrían por las baldosas.
-¡Siempre pasa lo mismo!
-¡Y siempre es mi culpa!
Se escupían las palabras, eran agujas punzantes que se les clavaban por todo el cuerpo, pero lo necesitaban. Aquello era demasiado. Ella hizo una mueca de rabia y soltó un grito que resonó en las paredes desnudas. Le odiaba. Le odiaba tanto que no le salían las palabras. También se odiaba a sí misma, porque le quería, y no podía disimularlo. Así que dejó la furia atrás y se dio la vuelta, alejándose lentamente, porque dolía. Esperaba que él le detuviera, que le dijera todo lo que no había dicho antes, pero sabía que no lo haría. No en ese momento. Los dos necesitaban vaciarse de sentimientos.
Ella cerró la puerta y pegó la espalda a la pared, dejándose caer lentamente hacia el suelo. Se tapó la cara con las manos y esperó a que vinieran las lágrimas, pero nunca lo hicieron. Porque no lo sentía. No sentía las cosas horribles que se habían dicho, ya que eran verdades. Ahora se sentía mucho mejor.
Él llamó a la puerta.
-Lo siento.
-¿Y?
Él golpeó la pared con un puño, furioso.
-¡Nunca crees que haya dicho suficiente! He dicho... he dicho que lo siento.
-Me da igual. Nunca estuviste ahí.
-Dime... ¿Qué puedo hacer?
Ella suspiró, cansada.
-Por favor..., dime que es verdad.
-Vale. Te quiero.
avatar
Angela Strauss

Cantidad de envíos : 594
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Death and the Strawberry

Mensaje por Angela Strauss el Jue Jun 24, 2010 1:25 pm

Desperate Call


¿Sabes?
El otro día desperté de un sueño brumoso, como todos los que tengo últimamente. Abrí los ojos, despejada, y me quedé mirando el hueco a mi lado. El trozo vacío y arrugado de la sábana.
Tuve un pensamiento extraño:
«Ese espacio no debería estar vacío»
Qué raro. Siempre lo ha estado.

¿Sabes?
El otro día, sentada en el sofá, observaba mis manos. Tan frías. Tan vacías. Me volvió a asaltar el mismo pensamiento.
«Estos dedos deberían entrelazarse con otros dedos»
Qué raro. Estas manos siempre han estado solas.

Ya lo sé. Ahora no estás. En realidad nunca has estado, ¿sabes? Eres inconsistente en mis ojos, pero no en mi cielo. Me dejaste sola, ¿sabes? No tengo nada entre mis manos, nada en mi cama. Incluso el aire se aparta, porque ese lugar es tuyo y solo tuyo, aunque nunca, nunca estés.

Eres mi última esperanza, ¿sabes?
avatar
Angela Strauss

Cantidad de envíos : 594
Fecha de inscripción : 19/08/2009
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Death and the Strawberry

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.